Afinando conceptos: diferencias entre casas prefabricadas y casas preindustrializadas.

Hoy en día la forma tradicional de construcción de “ladrillo y cemento” deja paso a una construcción más industrial -que más adelante veremos que da lugar a las casas preindustrializadas- incrementando enormemente año a año el volumen de este tipo de construcciones.

Los procesos industriales cobran fuerza en el mundo de la construcción, evolucionando técnicas milenarias, y equiparando el nivel tecnológico de este sector anclado en el pasado a nuestra sociedad actual digital-industrial.
Sin embargo, hay matices importantísimos tanto en los procesos industriales como en los productos finales obtenidos, así como en lo urbanístico-legal, que nos permiten diferenciar dos familias dentro del mismo grupo: prefabricadas y preindustrializadas.

¿Qué diferencias CONSTRUCTIVAS hay entre casas prefabricadas y preindustrializadas ?

En ambos casos la aportación de la industria, tanto en los procesos como en los materiales constructivos es mayoritaria, aunque en el caso de las prefabricadas es prácticamente total.

De esta forma, las casas prefabricadas vienen acabadas de fábrica, formando un sistema constructivo completo que engloba suelo, techo y paredes totalmente acabados. Conforman así un espacio cerrado y supuestamente habitable, que con una grúa lo plantan sobre el solar.

Las casas preindustrializadas son un concepto totalmente diferente a nivel constructivo, ya que parten de la base de que la casa puede venir montada de fábrica “a partes” o del distribuidor en formatos de gran tamaño que después se ensamblan en obra para realizar el acabado final también “in situ”. Esto evita desperfectos en el transporte, el uso de grandes grúas y transportes especiales.

Dentro de las casas preindustrializadas Haussmart, hay diferentes grados de industrialización que definimos en función de cada proyecto, desde paneles de fachada completos, con ventanas, aislante térmico y acabados interiores (normalmente de pladur) a exteriores (normalmente cerámicos) incorporados. Los paneles estructurales pueden estar ya montados a falta de ensamblar en obra para la posterior colocación de ventanas , aislantes, y diferentes capas de acabados, o a montar en obra y ensamblar. Eso nos permite tener un grado máximo de optimización de todo el proceso y todos los elementos consiguiendo un producto final muy equilibrado.

¿Qué diferencias en DISEÑO existen entre casas prefabricadas y preindustrializadas?

Las casas prefabricadas muy difícilmente pueden incorporar cualquier cambio solicitado por el cliente o por la normativa exigida. Son un producto de “catálogo” con unas características inamovibles debido a la propia filosofía y funcionamiento de la industria, ya que se modificaría constantemente la “cadena de montaje” y se perdería la esencia de lo industrial.

Las casas preindustrializadas Haussmart, al no tener un grado de industrialización tan radical, sí permiten una personalización exhaustiva, tanto de las necesidades espaciales del cliente como de la estética. Por tanto, podemos hablar de que son casas hechas “a medida” pero manteniendo todas las ventajas de este tipo de construcciones.

(Gracias a la personalización de las casas preindustrializadas Haussmart, hacemos lo posible por respetar las características orográficas del terreno).

De este modo se pueden diseñar viviendas mucho más adaptadas al clima específico de la zona, puesto que la cantidad de aislante térmico se puede reducir o aumentar. Hay también una mayor libertad para que todo el equipo Haussmart plasme los deseos y necesidades individuales del cliente, haciendo del “viaje” de hacerse una casa una experiencia mucho más personal que va más allá de escoger un producto acabado de una tienda, con una gama de colores a elegir.

La casa preindustrializada pues, será una vivienda única y especial, adaptada al gusto del cliente, con una capacidad de diseño casi infinita y con la opción de reducir costes en ciertos elementos o aumentarlos según las propias prioridades del cliente.

¿Qué diferencias a nivel LEGAL existen entre casas preindustrializadas y prefabricadas?

En los últimos tiempos hemos visto cómo han proliferado construcciones prefabricadas sobre todo en zonas rurales o terrenos que son urbanizables. Alegando que este tipo de construcciones pueden ser móviles (muchas de ellas incluso tienen ruedas), se ha intentado aprovechar este vacío legal, aunque no cabe pasar por alto que al final necesitan unos desagües y una cimentación, con lo cual en realidad son “propiedades inmuebles”.

Este hecho no ha pasado por alto a las administraciones públicas, y muchos ayuntamientos han modificado sus normas urbanísticas, prohibiendo de forma explícita este tipo de construcciones, igual los bancos con la financiación. Por tanto, podemos afirmar que en la mayoría de lugares son construcciones ILEGALES.

Además, aunque urbanísticamente se permita, la gran mayoría de ocasiones son igualmente ilegales, ya que por un lado no cumplen la normativa en eficiencia energética por escaso aislamiento debido a la gran variabilidad de requisitos según la zona climática; además, también es muy difícil que cumplan con la normativa de habitabilidad para ser consideradas como una vivienda, puesto que esta varía enormemente según la comunidad autónoma.

En contraposición, la vivienda preindustrializada a nivel legal es una vivienda a todos los efectos, con un proyecto de arquitecto, una licencia de obras y posterior escrituración en notario y registro de la propiedad.

Conclusiones

Como hemos visto, a pesar de que prefabricado y preindustrializado puedan parecer sinónimos, implican construcciones muy diferentes en su concepto, materialización y consideración legal. Mientras la casa prefabricada resulta un producto inamovible de “catálogo” y alegal, las casas preindustrializadas son productos a medida, adaptables, personalizables por el cliente y según condicionantes, además de legalizables.